Principales hechos ocurridos durante el período de búsqueda, hallazgo e identificación
de los restos del Che y los de sus compañeros de guerrilla en Bolivia.

 

1995

 

Noviembre 15              El periodista Ted Córdova Claure publica en el diario boliviano La Razón declaraciones del general retirado de las Fuerzas Armadas Bolivianas, Mario Vargas Salinas, quien afirma saber donde fueron enterrados los restos del Che, junto a los de otros guerrilleros en una fosa común.

 

Noviembre 21             El periodista norteamericano Jon Lee Anderson publica en New York Times una entrevista realizada con anterioridad a la Ted Códova Claure al general retirado de las Fuerzas Armadas Bolivianas Mario Vargas Salinas, en la que este había expresado  que el cadáver del Che había sido sepultado el 11 de octubre de 1967 con los de otros seis guerrilleros en las inmediaciones de la pista de aviones de Vallegrande.

 

Noviembre 22             El presidente de Bolivia, Gonzalo Sánchez de Lozada, declara en Santa Cruz haber hablado con el general Reynaldo Cáceres para que de inmediato solicitara la cooperación de los militares retirados Gary Prado y Vargas Salinas.

 

Noviembre 23             El general Reynaldo Cáceres declara a la prensa el acatamiento de esos militares a la Orden Presidencial. Se refiere además a la necesidad de que Vargas Salinas realice un informe oficial, pues “este se había retractado de su primera declaración”. Añade que pediría también un informe a Gary Prado y con el resultado de ambos informes comenzarían las excavaciones.

 

Noviembre 24             El presidente boliviano emite un Decreto Presidencial (Resolución Suprema 216388) bajo el cual se crea una Comisión Gubernamental-Militar para iniciar las investigaciones sobre el paradero del Che.

 

                                             La Comisión la integran el Secretario de Defensa, general Remberto López; el Inspector General del Ejército, general Raúl Balcazar y el Secretario Nacional del Ministerio de Gobierno, Hugo San Martín.

 

Noviembre 25             Al general retirado Vargas Salinas le resulta imposible indicar el lugar exacto del enterramiento a la Comisión Gubernamental. Alega que el entierro fue a las once de la noche. Por su relato la prensa dice que se ha ubicado al chofer del tractor que hizo la fosa a fin de que prestara declaraciones como testigo.

 

                                             Este mismo día se anuncia que el Gobierno boliviano ha solicitado la participación del Equipo Argentino de Antropología  Forense y de la Empresa Georadar del Área Geofísica de Argentina.

 

Noviembre 30             El general retirado Vargas Salinas da por terminada su misión de ayuda en el rescate de los restos del Che, tras asegurar a la Comisión Gubernamental que no recuerda con exactitud la zona donde fue sepultado. Alega que ha pasado mucho tiempo y que jamás había vuelto a ese lugar. Agregó “que comparte la esperanza de que el lugar exacto sea ubicado, para esto debe hacerse lo posible y lo imposible”.

 

Diciembre 1                Un grupo de soldados del Ejército inicia las excavaciones en la pista siguiendo las indicaciones del antropólogo del Equipo Argentino de Antropología Forense, Alejandro Incháurregui.

 

Diciembre 5                Se inicia el trabajo con un georadar traído desde Argentina.

 

Hasta ese momento el espacio excavado por los militares abarca un área de 20 m2 por casi 2m de profundidad.

 

Se anuncia que el georadar se aplicará en una extensión de 200 m2, delimitados en el extremo norte de la pista de aterrizaje de Vallegrande.

 

El Miami Herald  publica una carta del agente de la CIA Gustavo Villoldo. En ella afirma que fue el general Alfredo Ovando quien determinó que le cortaran las manos al Che y “se decidió enterrarlo con otros tres guerrilleros en una fosa no revelada”. Agregó que Vargas Salinas y Gary Prado no estuvieron presentes en las discusiones con el general Ovando y que fue el entonces coronel Zenteno Anaya quien ordenó sepultarlo en una fosa común sin marca. “Con ello pretendieron –añadió Villoldo- evitar que fuerzas políticas comunistas de Bolivia o del presidente cubano, Fidel Castro, construyeran un monumento a un hombre que intentó destruir el proceso democrático boliviano”.

 

Diciembre 11              Se incorpora a la búsqueda la representante de la Asociación de Familiares Desaparecidos, Loyola Guzmán. A Jorge González, director del Instituto de Medicina Legal de La Habana, se le otorga el permiso para participar como representante de los familiares del Che, Tania y los guerrilleros cubanos, según lo estipulado en la Resolución Presidencial.

 

                                          Se anuncia que los antropólogos argentinos tienen previsto regresar al día siguiente a Buenos Aires si no logran su propósito. “Debemos encontrar fundamentos técnicos para quedarnos y seguir buscando, sino nuestro trabajo estará concluido”, dijo Alejandro Incháurregui, integrante del EAAF, quien quedó solo en la zona, lamentando la falta de apoyo inmediato del gobierno para continuar los trabajos.

Diciembre 12              El testimonio del campesino Vicente Zabala conduce al EAAF hasta el lugar preciso de un enterramiento en Cañada del Arroyo, a cinco kilómetros de Vallegrande. En dos fosas encuentran tres restos.

 

                                 Vicente Zabala había brindado esas informaciones a la Dirección General de Inteligencia en 1984.

 

 

Diciembre 15              Jorge González, médico legista cubano, llega a Vallegrande y de inmediato se incorpora a las excavaciones en Cañada del Arroyo.

 

                                 Los restos fueron exhumados y después del estudio antropológico realizado por el EAAF, se depositan en la parroquia de Vallegrande al no poseer suficiente información que permitiera su identificación definitiva.

 

Diciembre 22              El EAFF se retira de Vallegrande para tomar descanso hasta el inicio del próximo año.  

 

 

1996

 

Enero 5                       El EAAF confirma la identificación plena de los restos del guerrillero boliviano Jaime Arana Campero (Chapaco), como uno de los cuerpos enterrados en la finca del campesino Vicente Zabala.

 

                                 La información histórica y la presencia de Chapaco entre los cadáveres presuponen que se trata del grupo caído en Cajones el 14 de octubre de 1967. Ese día habían muerto además Francisco Huanca Flores, Lucio Galván Hidalgo y Octavio de la Concepción y de la Pedraja, lo que hacía presumir que faltaba un cadáver.

 

Enero 8                       El EAAF y el médico legista cubano Jorge González reinician la búsqueda en la pista. Comienzan las excavaciones con la utilización del nuevo georadar durante dos días en otras áreas de interés.

 

Enero 12                     Los restos de Chapaco son entregados a su hermana quien los traslada a Tarija.

 

Enero 15                     El georadar detecta anomalías, pero sin alcanzarse ningún resultado positivo.

 

                                 Llega a Vallegrande el primer grupo de geofísicos cubanos. Beatriz Rodríguez Basanta, José Proy Betancourt y Leodegario Lufriú Díaz son los especialistas en radiestesia, sísmica y microgravimetría, respectivamente. Se comienza a trabajar en un plan que integrara la información histórica disponible hasta ese momento y las técnicas, a fin de delimitar las áreas principales de excavación.

 

                                 El EAAF incrementa hasta cinco el número de sus especialistas en Vallegrande, quienes junto a los cubanos cumplen los términos de la estrategia de búsqueda organizada de investigación histórica, paralela a las excavaciones.

 

Febrero                        No se logra ubicar ningún cadáver en este periodo a pesar del esfuerzo realizado.

 

Marzo 9                       Hugo San Martín, Secretario Nacional del Ministerio de Gobierno e integrante de la Comisión Gubernamental-Militar, confirma la continuidad de la búsqueda, ahora sin georadar, y en base a la información histórica. Detalla que hasta ese momento se han excavado más de 800 m2 en la zona A (adyacente al norte del cementerio), la B (pista nueva y vieja), C (Servicio Nacional de Caminos), D y E (Rotary Club), F (CIAT), G (cementerio y nuevo Regimiento Pando), H (Cañada del Arroyo).

 

Marzo 15                    Luego de varios días de trabajo en Cañada del Arroyo, se produce el hallazgo de un cuarto esqueleto. Se exhuma y se le realiza el estudio antropológico por parte del EAAF, sin poderse identificar. Como en los casos anteriores los restos se depositan en la parroquia de Vallegrande.

 

Marzo                          Como resultado de la profundización en la investigación histórica y la ubicación de testigos, se decide el inicio de la búsqueda en Florida, en el área de Laguna Seca, Tejería, para tratar de ubicar los restos del guerrillero cubano Carlos Coello Coello (Tuma), herido en combate y muerto el 26 de junio de 1967 mientras el médico de la guerrilla trataba de salvarle la vida con una cirugía. Tuma había sido enterrado por los propios compañeros de guerrilla, más tarde exhumado por el Ejército y sepultado en un nuevo sitio. Se inician las excavaciones allí pero sin llegar a resultados positivos.

 

                                   Se decide detener las excavaciones hasta tanto no se tenga una profunda investigación histórica.

 

Marzo 30                    El EAAF se retira de la búsqueda. Entregan al gobierno boliviano un informe general de todo su trabajo y proponen la creación de un equipo multidisciplinario.

 

Marzo 31                    Llega a Bolivia la historiadora cubana María del Carmen Ariet, quien desde ese momento estaría a cargo de la investigación histórica.

 

                                    Con su arribo se dan los primeros pasos para la creación de un grupo de trabajo para el desarrollo de la investigación histórica en el cual participarían bolivianos y cubanos, dirigido por la Comisión Nacional. La representación de los familiares bolivianos solicita la ayuda de Humberto Vázquez Viaña, hermano de uno de los guerrilleros asesinados en 1967 e historiador de esa gesta.

 

                                    A los pocos días del arribo de María del Carmen Ariet a La Paz,  Jorge González comienza a padecer los síntomas de una enfermedad tropical por riquecsias. Aun cuando sufría de malestares, entre los dos, trazan los primeros esbozos de un diseño multidisciplinario en el que se incluían en una primera parte los estudios históricos y en una segunda, la aplicación de las técnicas de las ciencias del suelo. El estado de salud del doctor González precipita su regreso a La Habana donde presenta la propuesta metodológica.

 

Junio                            Se logra localizar la ubicación del enterramiento de los restos de Carlos Coello Coello (Tuma) con la colaboración de un testigo de la época. Se realiza la exhumación y la posterior identificación en el Hospital Japonés de Santa Cruz. Participan el doctor Jorge González, la historiadora María del Carmen Ariet y dos miembros del EAAF,  quienes viajan a Bolivia para tales fines.

 

                                    El cadáver se traslada de inmediato a Cuba y se verifica su identidad a través de un estudio de ADN.

 

Octubre 9                    Aniversario XXIX del asesinato del Che. Según la prensa boliviana, como ningún otro año excombatientes y militares de las Fuerzas Armadas Bolivianas conmemoran el exterminio de la guerrilla del Che. Se realizan actos en el batallón de la Policía Militar de Santa Cruz y en el Gran Cuartel General de Miraflores, en La Paz.

 

Diciembre                    A partir de esta fecha, con la anuencia de la Comisión Gubernamental, los cubanos asumen la dirección y control de la actividad histórica y técnica.

 

                                    Sobre la base de la propuesta cubana se reinicia la prospección en las áreas determinadas por la investigación histórica, según su orden de prioridad y la factibilidad o no de la aplicación de distintas técnicas.

 

                        Se ratifica la prioridad de la pista de Vallegrande, en particular, la vieja.

 

                                    Se aplican allí todas las técnicas concebidas en el plan elaborado, que comprende:

 

·                  Levantamiento topográfico

·                  Estudio de teledetección

·                  Geología del cuaternario

·                  Estudio edafológico detallado

·                  Física de suelos

·                Estudios geoquímicas en áreas seleccionadas y por muestreo

·                  Estudios geobotánicas y geomorfológicos

 

                                    Para iniciar estas investigaciones en el terreno llegan a Bolivia      especialistas cubanos en cada una de estas ramas: Lissette Torriente (teledetección), José Ramón Andrade (topografía), Fernando Ortega (geología y edafología), Greco Cid (agrónomo) y Roberto Rodríguez (arqueólogo)

 

1997

 

Enero 12                      Llega a Bolivia el antropólogo forense cubano Héctor Soto.

 

Enero 22                      Los restos que hasta ese momento estaban en la parroquia de Vallegrande son entregados al doctor Héctor Soto para su identificación, mientras continúa el trabajo de los técnicos cubanos en la pista y los alrededores.

 

Abril 1                         Se aprueba en Vallegrande una Ordenanza Municipal que declara patrimonio de la localidad los restos y pertenencias del Che y sus compañeros. Por ese motivo se paraliza todo el trabajo de investigación, búsqueda, exhumación e identificación en Vallegrande.

 

                                    Parte del equipo cubano que estaba en ese momento realizando investigaciones  en la pista decide detener todo el trabajo y devolver los restos a la parroquia para evitar contradicciones con las autoridades locales.

 

Abril-Mayo                 La historiadora María del Carmen Ariet y el antropólogo forense Héctor Soto, inician un recorrido por la zona sur de Bolivia con el propósito de buscar información histórica sobre los enterramientos realizados fuera de Vallegrande.

 

Mayo 5                        Llega a Bolivia el geofísico cubano Noel Pérez. Se incorpora a las investigaciones en la zona sur.

 

Mayo 19                      Después de conversaciones de gobierno se deroga la Ordenanza Municipal de Vallegrande y comienzan nuevamente los trabajos de prospección en la pista.

 

Mayo 26                     Llegan a Bolivia el resto de los geofísicos cubanos, Carlos Sacasas y José Luis Cuevas.

 

Mayo                          Monseñor Carlos Manuel de Céspedes, entrega al Departamento de Asuntos Religiosos del Comité Central del Partido Comunista Cubano, una carta que le han hecho llegar dirigida a Aleida Guevara, hija de Ernesto Che Guevara. La misiva resulta haber sido escrita por Gustavo Villoldo, oficial de la CIA de origen cubano, que estuvo presente en los acontecimientos de octubre de 1967, y quien dice ofrecerse para localizar el lugar del enterramiento de Ernesto Che Guevara.

 

Junio 19                      Se reinician las excavaciones en la pista vieja de Vallegrande. La prensa nacional e internacional regresa a Vallegrande a la expectativa del hallazgo de los restos.

 

Junio 23                      Presionados por el tiempo, pues el gobierno boliviano da un margen de solo diez días para encontrar los restos del Che y con la seguridad de que el entierro debió producirse cerca de los 2m de profundidad, se utiliza por primera vez una retroexcavadora para acelerar las excavaciones en la pista.

 

Junio 28                       A las nueve de la mañana aparece un hueso radio izquierdo acompañado después de fragmentos de cúbito y húmero izquierdos y huesos de un cráneo, que fueron dañados por la pala mecánica. Son las primeras evidencias de un enterramiento humano en la pista vieja de Vallegrande,

 

Junio 29                       Al mediodía, siguiendo como guía una tela, al parecer una capa de nylon verde, se descubre que bajo esta hay un cráneo (el segundo) y la pelvis que se ve, se constata que guarda relación con dicho cráneo, por lo que puede afirmarse que hay dos cuerpos. Se trabaja en este punto.

 

Junio 30                       A las tres de la tarde aproximadamente, se ubican huesos de un hemitorax izquierdo. También se amplía la excavación y se observa un húmero, cúbito y radio también izquierdos, que por su posición no pueden tener relación con los dos cuerpos anteriores y por tanto, se trata de un tercer cuerpo.                      

 

Julio 1                         A las nueve y media de la mañana se ubica un cúbito y radio hacia la zona norte de la fosa, en su ampliación descubren un cráneo con ambos húmeros, clavículas, costillas y se establece que no guarda relación con los huesos cúbito y radio encontrados anteriormente.

 

                                    Ese mismo día, alrededor de las tres y quince minutos de la tarde, mientras se excavaba en el mismo lugar, aparece bajo el cráneo hallado en la mañana un textil oscuro que parece corresponderse con una media y así se logra ubicar el pie y los huesos tibia y peroné, por lo que dada su posición se concluye que se trata de un quinto esqueleto.

 

                                    Casi al finalizar las labores de ese día, cerca de las cinco de la tarde, se encuentra un textil que no guarda relación con las medias oscuras descubiertas en la mañana. Se profundiza en el lugar y algo separado del textil se encuentra un hueso que está orientado en dirección a la pista, es decir, al norte. Hacia allí no se ha excavado, se cava una especie de túnel pequeño y puede precisarse entonces que es un hueso largo y más oscuro que los encontrados hasta el momento. Con mucha dificultad se comienza a cavar a su alrededor empleando instrumental estomatológico y se concluye finalmente que es un fémur, y dada la posición, el resto del cuerpo debe estar en dirección noroeste, por ello se explica que no perteneciera a ninguno de los esqueletos anteriores y se concluye que se trata del séptimo esqueleto.

                                   

                                    Este día arriba a Vallegrande, a solicitud del equipo de científicos cubano, Patricia Bernardi, especialista del EAAF para colaborar en el trabajo antropológico.

 

Julio 2                         A las once y treinta y cinco de la mañana uno de los técnicos se percata de que un brazo que está analizando no tenía mano. Este cuerpo está bajo un nylon verde y como elemento contradictorio tiene cinto, que no juega con la versión histórica de que solo habían quitado. El miembro superior que había sido dañado por la retroexcavadora uno de los técnicos lo revisó y tampoco tenía mano. Este cadáver tiene dañada la pelvis, dañado el miembro superior derecho. Se mantiene la guardia de los especialistas cubanos en la pista.

 

                                    Se unen al trabajo otros dos especialistas del EAAF, Carlos Somigliana y Alejandro Incháurregui.

 

Julio 3                         Se crean condiciones para la exhumación  de los siete cadáveres al día siguiente.

 

                                   Todo el día se trabaja para tratar de despegar el nylon verde que cubre la cabeza del esqueleto 2, apreciándose que es una chaqueta con forro negro afelpado, zipper y bolsillos anteriores. Las mangas envuelven a ambos huesos húmeros que evidencian que el cadáver tenía la chaqueta puesta cuando fue lanzada al interior de la fosa.

 

                                    Al  despegarse parte de la chaqueta y exponerse la guata afelpada se percibe un olor que parece formol, lo cual también puede comprobarse.

 

                                    A las dos de la tarde se encontró bajo la chaqueta verde en su mitad alta una sustancia de color blanco, sólida, adherida a la felpa negra que parece yeso (pudiera relacionarse con la mascarilla que le practicaran al cadáver).

 

                                    Con sumo cuidado se levantó parte de la chaqueta que cubre el cráneo y se pudo ver y palpar parte de la frente, coincidiendo la apreciación del especialista con las particularidades en esa región anatómica que caracterizan al Che.

 

Julio 4                         Los especialistas trabajan todo el día en la parte norte de la fosa para dejar visibles los esqueletos 4, 5, 6 y 7.

 

                                    Se cuadricula la fosa y se trabaja de noche para hacer mediciones a fin de establecer las relaciones existentes entre los cuerpos.

 

Julio 5                          A partir de las nueve de la mañana y hasta las nueve   quince minutos de la noche se trabaja en la exhumación de los siete cuerpos. La del esqueleto 2, que más tarde se identificaría como el de Ernesto Che Guevara, se produce, entre las tres y cincuenta y cinco y las seis de la tarde. Esa misma noche los restos son trasladados al Hospital Japonés, en Santa Cruz, para comenzar el proceso de identificación.

 

Julio 6 -12                   Los especialistas cubanos, doctor Jorge González (medico legista), Héctor Soto (antropólogo forense) y Roberto Rodríguez (arqueólogo), junto con los miembros del EAAF Patricia Bernardi, Alejandro Incháurregui y Carlos Somigliana, trabajan en la identificación de los siete esqueletos hallados en la fosa.

 

Julio 12                       Ante la prensa, autoridades del gobierno y familiares de los guerrilleros bolivianos Jorge González, jefe del equipo cubano, lee el Informe de Identificación donde se particulariza en cada uno de los elementos que permitió personalizar cada uno de los cuerpos.

 

                                    El Ministerio Público entrega los restos a los familiares de los guerrilleros cubanos, representados por Jorge González, y bolivianos.

 

                                    En el aeropuerto de Santa Cruz, el Comandante Ramiro Valdés, a bordo de un avión de CUBANA recibe los restos de los guerrilleros y son traídos a La Habana luego de casi treinta años de ausencia.